La subasta

by Tina Paterson on 2.24.2018





Las noches no terminan nunca.
Siempre bajo la lluvia fluorescente.
D.

La gran mole gris

by Tina Paterson on 2.22.2018



Debido al extraordinario crecimiento económico de las últimas décadas y a la gigantesca población del país se calcula que los turistas chinos cuando viajan al extranjero se gastan alrededor de 88 mil millones de euros. Aunque nos parezca sorprendente, la gran mayoría de los viajeros chinos (culturalmente alejados del "Sol y playa" y con unas vacaciones relativamente escasas) dejan de sus hogares durante su tiempo libre principalmente para comprar. La República Popular China no permirte gastar en las tiendas de lujo instaladas en su territorio más de mil euros por persona. Debido a esta demanda desde hace años se han construidos enormes y exitosos centros comerciales en ciudades como Hong Kong o Macao y en la cercanas islas de Taiwán, qué pillan mas a mano que Nueva York o Paris. En resumen, la única parte del viaje que les interesa es la de las tiendas de lujo de los aeropuerto, así que se las han construido para ellos.

Una mañana lluviosa apareció ante mí aquella enorme mole gris, de suelo resplandeciente y alfombra roja levantada en medio de un entorno rural. En aquel nolugar perdido del mundo las "más exclusivas" tiendas del planeta están abiertas y libres de impuestos: Tiffany & Co., PRADA, Louis Vuitton, Rolex o CHANEL, para anteder la demanda de una población que han pasado en menos de 25 años de campesinos a millonarios y que cruzan en barco los dos km que separan Kinmen (Taiwán) de China.

Hasta que no se tiene la suerte (o no) de visitar uno de estos lugares creados de la nada para atender esta demanda de artículos de lujo, no se entiende la magnitud de la globalización y del significado de la deslocalización producida en los países occidentales hacia Asia.
D.

Soldier Paradise

by Tina Paterson on 2.20.2018



En 1949 el ejercito nacionalista de Chang Kai-chen se retira al archipiélago de Kinmen ubicado a tan sólo dos kilometros del continente, tras la derrota contra las fuerzas comunistas de Mao Zedong. Unos 50.000 soldados toman estas pequeñas islas, y hasta entonces pacífico lugar, con la orden de no rendirse jamás y ser el último bastión de la China nacionalista y del capitalismo. A pesar de la cercanía y la enormidad del enemigo resistieron hasta hoy en día, gracias al tesón de sus habitantes que construyeron una vasta red de túneles y a la ayuda de la Quinta flota estadounidense.

(Mientras la gran isla de Taiwán, recien liberada de los japoneses, se vió tomada por los nacionalistas chinos y sometida bajo un regimen militar a la más larga ley marcial conocida en la historia reciente. Ahí nace la paradójica situación de este pequeño país: Taiwán colonia nipona desde el segunda mitad del siglo XIX se volvía China (capitalista). Y las islas de Kinmen (más chinas que los fideos fritos) se volvieron taiwanesas. El mundo al revés, por orden y verbigracia de otro dictador).

Al principio las tropas se alojaron improvisadamente entre las casas de los nativos, las viviendas vacías de los muchos emigrados al sudeste asiático o en algunos templos locales. En seguida, las tensiones se hicieron evidentes y se contabilizaron las primeras violaciones de mujeres locales por parte de soldados.
En 1951 se establece el primer establecimiento denominado "El paraíso del soldado" bajo propuesta del Ministerio de Defensa. Las prostitutas fueron "reclutadas" desde todos los burdeles de Taiwán y llevadas a aquellas pequeñas y miserables islas. En 1961 esta red de establecimientos se vuelven a bautizar con la eufemística denominación de "Casas de té especiales".

Las reglas de estos burdeles militares, "Casa de té especial", eran las siguientes:
- El personal no militar tiene prohibido el acceso.
- Al adquirir un ticket de uso se debe mostrar la tarjeta de identificación militar.
- No se permiten armas dentro del recinto.
- No se permite diálogos sobre asuntos o secretos militares.
- Cada boleto tiene una duración máxima de 30 minutos.
- Aquellos soldados que rompan las reglas pueden enfrentarse a un tribunal militar.

El "personal de la Casa" no puede dejar el lugar sin permiso, ni revelar secretos militares, ni servir fuera de la casa o faltar a los chequeos de salud (todos los martes) y exámenes de sangre (cada tres meses).

Taiwán es una democracia consolidada hoy en día. Amenazada internamente por la corrupción y el clientelismo políticos (nos suena) y en el exterior por la tozuda diplomacia china, es una nación soberana, independiente de facto que no ha tributado jamás a un tercero. Es un lugar próspero y tolerante (no en vano ha legalizado el matrimonio homosexual antes que ningún otro país de Asia y es la nación con mayor esperanza de vida e integración laboral femenina del orbe).

A pesar de no tener una ley de memoria histórica, y que la foto del infame dictador aún preside su parlamento o las monedas de curso legal y los corazones de muchos de generaciones pasadas, este raro lugar en el mundo parece estar limpiando los estigmas del pasado haciendo memoria de lugares como éstos: Las "Casas de té especiales".

D.

Dos bodas chinas

by Tina Paterson



Entradas variadas, seguidas por de más de doce platos a discrección.
Bolsas de plástico para llevarse las sobras.
Botellas de licor local (48º) sobre el mantel y chupito/brindis a la llegada de cada nueva fuente pantagruélica.
Todo el pueblo presente, ¿qué digo? Toda la provincia presente.
Sobres rojos y más sobres rojos se amontonan organizados por cercanía y consanguinidad.

Nadie se fija en los novios: Delante de nuestros ojos sólo hay comida. Mucha comida.
Entre este descomunal campo de batalla alguien ha tenido la ocurrencia de organizar una mesa para vegetarianos. Cuyas sillas están totalmente vacías. A pesar de ello, los camareros impasibles no dejan de llevar bandejas a esos convidados invisibles. A lo largo de la noche, los vecinos se irán acercando para llevarse a su mesa los platos sin carne.

Tras rebañar el último embate culinario, todo díos huye en tropel del restaurante.
Recojo mi chaqueta y (un poco piripi) de reojo observo el descomunal salón ahora completamente vacío, devastado como tras el paso de un tifón.
Al fondo, sentados en una mesa lejana la pareja de novios y su familia picotean un poco.

Mañana tengo otra boda.
D.

Plato de Ramen

by Tina Paterson on 2.10.2018





Plato de ramen
Chaqueta vaquera
Brazo duro
Sorber violento
Labio partido
Quema la garganta

Acabó
y se fue.
D.

Taipei (Interiores)

by Tina Paterson on 2.08.2018

 



Interiores
D.

Restaurantes para un sólo cliente

by Tina Paterson on 2.07.2018



Día y noche, en plena calle, siempre cocinan "sólo" para ti.

https://www.flickr.com/photos/tinapaterson7/albums/72157668900101109
D.

Una fracción de segundo

by Tina Paterson



De noche salta una alerta en mi móvil: "¡Aviso Sísmico!".

En una fracción de segundo:
- Coges a la niña en brazos.
- Piensas: Cómo han conseguido mi número (menuda estupidez de pensamiento).
- Abres la puerta.
- Piensas: Hace días hubo otro temblor y no llegó aviso (éste tiene por lógica que ser más fuerte).
- Te colocas debajo de un dintel.
- Ya has hecho todo lo que puedes hacer y piensas: Se acerca el abismo.

La casa empieza a temblar.
D.

5.3

by Tina Paterson on 2.05.2018



Temblores en la camita.
D.