La falacia del Semillando

by Tina Paterson on 9.28.2009



Me avergüenza que el encuentro Semillando se de en una ciudad cuyo alcalde permite (o promociona) arrasar un "verdadero huerto urbano". El mensaje es claro: en el "museo" (Matadero) sí, en la calle no. La calle es mía decía el dinosaurio Fraga, antecedente de nuestro contemporáneo Gran Gallardón Vigilante.

Nuestro alcalde fake que trabaja con la curia codo con codo para arrasar otro jardín urbano, de vez en cuando, una noche, en su centro cultural, permite el simulacro vegetal, pues éste es inofensivo, ya que gracias al comisario (que bien viene el término) todo está controlado.

Cada día se hace más evidente las diferencias entre la clase política y la ciudadanía.
Urge un cambio en el poder.
D.