La política del fracaso

by Tina Paterson on 9.21.2009

Beti-Jai (Alta Calidad)

- El Beti Jai no es mi problema.
- Ni el mío.
- Ni el mío tampoco.
- ¡Ah! Ya hay un plataforma en marcha ¿No?.
- Pero si unas instituciones ya van a restaurarlo.

Salgo del baño. Me subo la bragueta, un guardaespaldas me mira con su demasiado habitual cara de imbécil. Sapristi, Gallardón en persona.

Le miro a los ojos. Pienso en el Beti Jai. Pienso en voz alta:
- Qué fracaso de tío.

Si me temo que hemos llegado a otro bucle en falso. La sociedad no acepta más cambios, no quiere vivir del esfuerzo, no quiere líos. La sociedad quiere mentiras, con las mentiras se vive bien. Miro otra vez a Gallardón (creo que me reconoce de tantas veces que me he cagado en él en su cara, debe de estar familiarizado) este tipo en el fondo es una mentira. Pobre.

Nunca se restaurará el viejo frontón de Chamberí. De hecho, en unos años se derribará, para hacer una instalación de lujo, quedará algo, sí, un residuo, alguna rejería mudéjar. Una etiqueta del pasado, el cocodrilo del jersey.

Lástima, ¿no? Pero no se ofusquen, es lo que hay. Ésto es la verdad. Es una predicción futuro, pero es lo que va a pasar. Lo demás es mentira, y el alcalde es un currante de la mentira, un mentiroso a la fuerza, por que los ciudadanos, los medios, las empresas, las instituciones, lo que quieren oír hoy en día son mentiras:

- Si ya está, lo están restaurando.
- ¿Está en Madrid? ¿Pelota vasca, aquí? No sabía nada.
- La prueba de que es un deporte español, no vasco: Español.
- Va, sí todos los políticos roban, todos mienten,... Chorizos todos...
- Voy en enseguida, ... estoy llegando, ... en una hora... ¿Dónde se puede aparcar?

Mentiras, mentiras. Una mentira tras otra. Eso es la España de septiembre 2009. Con tanto mentiroso, en nadie ya, se puede confiar.
D.