Viajar

by Tina Paterson on 12.09.2015



Ya no se viaja: se roe, hasta pulirlo, un hueso casi sin carne. Hay que llegarle al tuétano con los dientes, morderlo, y entonces aparece el sabor, el alma de aquel sitio al que has ido sin saber muy bien por qué.
D.