Chinei Museum

by Tina Paterson on 12.02.2015



Una colección de segunda clase forjada a base de mucho dinero en subastas de medio pelo, pero sin ningún criterio, gusto o cabeza. Desembalada en un museo pastiche, por no decir kistch, que es un poco todos los museos a la vez. El edificio y jardines no son más que una delirante recreación entre el British o la Tate, la cúpula de la Cateral de San Pablo de Londres, Versailles, El Capitolio,... pero de resultado más cercano al parque Europa de Móstoles, un casino de Las Vegas o el interior como de salón de bodas. Incluso dignifica el estilo fascistachinaz del Museo Nacional de Taipei, con el que parece querer competir.

En fin, un proyecto viejo, una Arcadia de cartón piedra rodeada de mugre y autopistas suburbiales, que recuerda mucho al estilo de las expos universales de principios del siglo XX, pero inaugurado en el 2014, y que es un éxito de público medioclasero y colegiales al servirles como un réplica de "Todo a 100" de un viaje por la vieja Europa.

Y luego los taiwaneses se hacen los guays criticando a sus vecinos chinos por hacer falsificaciones. Vaya tela.
D.