Dafina

by Tina Paterson on 2.03.2010


No es fácil, por no decir que es imposible, probar Dafina en un restaurante de Madrid. El antecendente del cocido, es un plato consistente, de suave y sabroso gusto. No en vano, se prepara un día antes, en una larguísima cocción al fuego lento que termina con la llegada de Sabbath. Entonces, no se hace más que abrir la gran olla, cerrada con alambre y atiborrarse de la carne de morcillo, pierna, garbanzos, trigo, unas melosas patatas, huevo, etc. Una experiencia culinaria de primer orden. Una reivindicación de nuestro pasado sefardí, por desgracia perdido.

También, un pequeño homenaje a nuestro buen amigo Felipe, que recientemente ha pasado por el hospital. Unos días antes, un grupo de privilegiados degustamos este maravilloso plato judío-magrebí que nos preparó un sábado en su casa. Todo un privilegio.
D.