Live Art

by Tina Paterson on 6.06.2009

Llegó.
Como un regalo de la mano de un amigo.
Con un beso, real, y una dedicatoria emotiva.
Me sentí extrañamente orgulloso. Un sentimiento raro, pero gozosamente familiar.
Me sentí orgulloso por ella.

Me di cuenta de este hecho, y entendí algo más sobre mi vida:

Sólo soy mejor, cuando lo que me rodea es un poco mejor.
Y como siempre, veinticinco segundos desincronizado.
D.