Guía de Londres por si vienes 3 o 4 días

by Tina Paterson on 6.05.2012



Si es la primera vez que viajáis a Londres y os hacen faltan un par de consejillos, no tenéis mucha pasta, no os apetece perderos cosas, pero si encontrar algo más auténtico, etc. ¡No preocuparse zagales! Y salid ya pertrechados de la mejor guía de viajes que encontréis en vuestra biblioteca pública. Y si la tienen prestada, pues id al FNAC y os la sacáis de sobaquillo.

Yo, por mi parte, os dejo unas recomendaciones muy personales que le escribí a mi amiga Lara, para que también todos vosotros podáis gozar a tope de la capital británica. Espero de veras que os sirvan. ¡Ou yeah!:

Welcome, pero:
La pasta, money, birutilla, pounds...

Ojito al parche, pasando la barrera de los cuatro días recordad que el dinero se os va a ir volando como un pajarillo.
Algunas recomendaciones para ahorrar algo de suelto, por ejemplo: que os saltéis una comida al día (el gasto que suele estar más sobrevalorado). La podéis sustituir por una pinta de cerveza mirándoos a la cara en un típico Pub. 
También andad mucho, o pillad lo justo el metro o demás medios de transporte. Y olvidaos de la paletez de llevar regalos a casa (de hecho es con lo que más se ahorra). Pero si aún os empeñáis en ello, otro consejo: si os encontráis con supermercado, comprad cajas de té a 1 pound que molan mucho y quedas como la reina de Inglaterra).


Transporte

Mola pillar los autobuses. Son rojos, tienen dos plantas, te subes al primer piso y es muy divertido ver como ruedan tus colegas escaleras abajo cuando frenan. Van algo lentos debido al peculiar urbanismo local y a los atascos eternos, pero merece la pena (Ojo, prohibido los autobuses turísticos para mongos).

El metro. Casi el más antiguo del mundo y ahí sigue tan campante. Hay que subirse al menos una vez en la vida. Te recomiendo Metropolitan Line, la línea más antigua y venerable. Esas paredes negras se deben a que los trenes hasta 1965 funcionaban ¡con carbón!. Percataos de como el aire entra en modo ciclón en el andén, segundos antes de que llegue el convoy. Por algo lo llaman el Tubo.

De paso visitad, alguna de las estaciones de tren. Entrad para hacer trainspotting, paseaos por el hall. Son antiguas, con una luz maravillosa. Destacan por su interior: Paddinton. London Victoria o Waterloo, y por su exterior apabullante: St. Pancras.

Moverse por la ciudad sale caro. Si vais a hacer más de dos o tres viajes en metro, tren o bus, pillaos una Day Travel Card. Es más económico y os vale para todo tipo de transporte. No os coléis, está jodidillo. Se acabaron los tiempos punks, my dears.
Y si hace bueno: ¡¡¡andad!!!


Comida

Sablazo tras sablazo hasta la victoria final. Recomendación: perded peso.
Londres es la capital gastronómica del mundo, si no contamos París y Donosti. Las oferta es brutal, pero a qué precios.

Trucos para economizar:
- Nutriros de comida para llevar, casi siempre de Asiática, preferentemente India.
- Adentraos en algunos de los restaurantes chinos del Soho. Si, hay una barrio chino (de palo), muy fácil de encontrar al lado de Picadilly Circus. Buscad en él algún un comedor tamaño boda. Entrad y dejaos hacer. Sentiréis el agradable trato de los camareros orientales: empujones, miradas de desprecio, ... pero se come a buen precio y riquísimo.

Menú cinco tenedores:
Para almorzar haced como los británicos, cuando salga el sol buscaos un square (miniparque) o un parque de verdad y haced ¡¡¡picnic!!!

Si os atrevéis, no es mal consejo la comida de Pub, no es gourmet (depende del local), ni barata pero si sustanciosa y no te quedas con hambre: Fish & Chips ¡al menos una vez, por supuesto! Y puedes beber birra, que no es demasiado cara y casi riquísima. Buscad los locales más tradicionales (moqueta en el suelo, viejos viendo la tele, señora con cara de ojete en la barra). El vino, por desgracia, os elevará la cuenta hasta el cielo.

Qué ver, qué visitar, dónde mear gratis.

Obviamente, la ciudad en si misma. Y llena de ingleses, ¡qué fauna! Olvidaos de seguir a rajatabla rutas. Es la ciudad más grande de Europa, pero el centro es más pequeño que Madrid. ¡Relajaos y perdeos!

Lo mejor de lo mejor es que los principales museos ¡¡¡son gratis!!! No se visitan enteros, es absurdo, no tendrías vida. Sólo entrad y alucinad un poco con lo que tienen ahí dentro.

Mi preferidos y los de tantos otros:

- National Gallery: el Museo... En realidad, la galería de pintura por excelencia (con permiso de El Prado). ¿Hemos dicho ya que no hay que pagar, como en los demás de esta lista?
A los vigilantes los cogen para currar allí de un programa de integración social (no es broma). Flipad con sus caretos, casi mejor que los cuadros. Frikilandia. Y está en el puto centro de la ciudad.
Perdeos por la parte nueva (Renacimiento, Leonardo, etc.) y en la antigua buscad la colección española, y en ella: la Venus del Espejo de Velázquez. En la belle epoque una sufragista se lanzó sobre la tela con un puñal y la rasgó siete veces. Si os acercáis a lienzo, se perciben sutilmente sobre la nalga velazqueña. No mucho, que os llamarán la atención por pegar la nariz, claro.
- National Portrait Gallery: Detrás del anterior. Mi museo favorito de todos los tiempos. Buscad el retrato de Lord Byron, de Shelley, de Jane Austen y de otros ¡cientos de ingleses!
- Victoria & Albert: El arca de Noé de la civilización. Una catedral dedicada a las artes y oficios a modo de wikipedia real y práctica. Un modelo a escala de la cultura del mundo para poder reproducirlo hasta el infinito, ... si estos victorianos estaban locos.
Navegad por entre las grandes salas de escultura con replicas de monumentos a escala 1:1 (surrealista) y buscad los espacios dedicados a la historia del teatro, una pequeña delicia. Visita obligada a la cafetería: templo del modernismo inglés. Al lado, el Museo de Ciencias Naturales, sólo entrad y buscad la estatua de Darwin... Un flipe, sin más. Salid rápido, demasiados niños vestidos de Harry Potter os acosarán. De ahí a Hyde Park (Serpentine. laguito monísimo con un pequeño Lido donde puedes bañarte) hay un tiro de piedra.
- British Museum: Pasad al vestíbulo cubierto, daos una vuelta por la parte egipcia y por los frisos del Partenón (si, están ahí dentro). Pedid por escrito que se los devuelvan a los griegos. ¡Cabrones! El más petado, pero ciertamente impresionante. Ubicado muy cerca de todo.
- John Soane Museum: Súper recomendable. En un barrio superbritish al lado de la City, era su casa particular que convertió en una locura descomunal de antigüedades y arte. Firmas en el libro de visita al entrar, ... y se conserva como tal. No os lo perdáis. Otro capítulo para sus vigilantes.
- Tate Moderm: Bello edificio industrial hasta decir basta e impresionante colección de arte moderno. La librería tiene de todo. Lleno de españoles que se quieren poner a la última. El reina Sofía de Londres. Subid a la cafetería de la última planta (obligatorio). Vista im-presionante.
- Royal Maritime Museum: En Greenwich. Un lugar delicioso, rodeado de un montón de joyas (Queens House, Royal Hospital...). Luego te cuento.
- Tate Britain: Alejado del centro, en el oeste, en Chelsea, pero muy recomendable sobre todo si os gusta la pintura del siglo XIX, los prerrafaelistas y demás arte de las Islas. Sin duda una colección de quitar el hipo que además se ordena por temas, no por épocas, lo cual resulta muy curioso. (Un plan por esa zona sería: London Victoria - Tate Britain - Satchi and Stachi gallery - V & A).
* Saatchi & Saatchi o las White Cube, son galerías de arte de nuevo cuño y privadas. Personalmente no valen un pedo, pero se está metiendo en el circuito turístico, por la cuenta que les trae.

Hay muchos más museos, pero teniendo esta lista de bellezones, no os hagáis los remolones.

Un par de recomendaciones de museos de pago:


The Courtauld Gallery: Os recomiendo que si os es posible, vayáis el lunes pues ese día de la semana entrar gratis hasta los 14h. Si no la conocéis, se trata una fantástica colección de arte privada (propiedad un rico inglés pronazi que salió por patas) y que ha estado vagando de un lugar a otro buscando acomodo y que ahora se visita en la también magnífica Somerset House.

La otra recomendación, siempre mediante consulta previa a particular horario (de veras consultadlo) y previo pago (de eso no hay excusas) visitad la Dennis Severs House. Un lugar con bastante encanto e interesante por su bizarría y delirio decorativo. No cuento más. Pero ya os digo, como buen negociete (que lo es y mucho este lugar), tendréis que pasar antes por caja.

Mercadillo, barrios viejunos, ejecutivos en un Pub.

Antes de empezar, dos tópicos: Notting Hill y Candem Town.

En esta ciudad, casi todo abre todos los días de la semana, pero algunas cosas hay que hacerlas en su fecha, por ejemplo, los mercadillos.
Petticot Lane, venerable mercadillo de antigüedades en Notting Hill abre sólo el sábado. Personalmente, y sobre todo ante el tinglado de Candem Twon Marcket, deciros que a mí me parecen engañaguiris y sin interés. Aun así, sigue siendo recomendable salir del Soho para variar. Si vais en plan moderno o trendy, hace mucho que dejaron de ser tal cosa. Están muy concurridos de italianos y demás fauna turística buscando camisetas y fulares.

Os recomiendo la zona de Brick Lane. También devaluándose, y mucho, por culpa de la gentricación, sino lo está ya (se hacen visitas a las pintadas de Bansky, no es coña que yo lo he visto). El sábado mercadillo modernesco en una calle muy bollywood que te recordará a Lavapiés. Muy cerca, la Whitechapel Gallery (también suele ser gratis) una de los galerías de arte contemporáneo privadas más antiguas del mundo en uso (principios del XX), el edificio modernista es precioso. Con suerte paseando por sus calles os cruzáis con Gilbert & George, ilustres vecinos locales.

Greenwich
El antiguo palacio real se reconstruyó como una villa maravillosa por arquitecto Inigo Jones: la Queens House (se visita) y está rodeada de un parque fabuloso, de la colina del observatorio y del meridiano (allí, una de las vistas más bellas de la ciudad). Y del Royal Hospital. Imposible no ir a gran Hall donde cenaban los oficiales, te caes ¡¡¡de culo!!!. El barroco inglés en todo su esplendor.

Un pequeño pueblo rodeado de casitas en la parte alta. Todo el barrio vivía del río, de la marina de guerra, de la escuela de cadetes. Es una verdadera delicia en la rivera del Támesis (ya está lleno de turistas of course). Pero id, mejor no en fin de semana, y no os perdáis el Museo Marítimo, otra joya expositiva de explicación y claridad como sólo lo saben hacer los ingleses.

Un consejo para hacer algo muy divertido tras visitar la zona e ir vuelta al centro.Tomad el túnel peatonal debajo del río. Si, hay un túnel alucinante under the Thames, que da bastante impresión, no en vano es de la época victoriana (y gotea). Una vez fuera pillad el metro que hay muy cerca de la salida por el otro lado (por cierto la vista es increíble allí) y de vuelta pa Londres. Ese tren, elevado, pasa entre el Canary Warf, un pequeño Nueva York que han construido por allí hace años. Espectacular, el viaje en metro a través de los rascacielos. Parece Metrópolis de Fritz Lang.

Paseo por el lado sur del río desde Westminster hasta London Bridge.
Muy buenas visats del río y de la City, además de camino pasáis por la Tate Moderm y el Globe Teatre y termináis en Tower Bridge. Antes, el Borough Market otro de mis lugares favoritos de Londres. Un mercado de alimentación de hace cien años entre pijo y tradicional debajo de las vías del tren.

La City
Uno de los lugares más increíbles de la ciudad. Siempre claro que no vayáis el finde (que lo hallaréis desierto como en una peli apocalíptica). Estar en medio del mundo, es decir entre que cierran las bolsa de Nueva York y la de Hong Kong, hace de Londres el centro financiero global. Todo eso se puede percibir, cada día observando como miles de personas trajeadas hacen de toda una parte de Londres (de hecho era la más antigua) un espectáculo humano único. Los restos de la vieja ciudad aún te asaltan por sorpresa entre algún recoleto rincón, bajo grandes torres de oficinas burbujescas. Además, la Catedral de San Pablo en el corazón del barrio, se sale, de grande (es gratis por misa a la 17h.30, please , no paguéis).

Ya digo perdeos, pero si os apetece, ahí va otro briconsejo: meteos en el barrio del Templo (enfrente del palacio neomedieval de Justicia). Su capilla circular es una joya, por desgracia algo concurrida, por culpa del Código Da Vinci (y cierra a la hora de comer), pero la barriada en si es flipante. La disneylandia de los leguleyos. No es fácil de encontrar, pero merece la pena perderse por este gremio en forma de barrio de callejuelas, todas ocupadas por abogados y jueces, ¡con peluca!

Una experiencia urbana: Si es día de diario, y estáis aún por la City sobre las seis de la tarde, id al Puente de Londres y observad una de las performances humanas más impresionantes a las que se pueda asistir: A esa hora los ejecutivos de la City salen de trabajar y van a pillar el tren de vuelta a casa. Todos a la vez. Miles. Impresionante cruzarse con ellos en dirección contraria en el puente. Son muchos los que se quedan haciendo tiempo en los pubs hasta que afloja un poco la hora punta. Lógico.

¿Oxford o Cambridge?
No hay diferencia, la verdad. Ambas tan rivales como maravillosas, pero sin duda las mejores, muy antiguas y más bellas ciudades universitarias del planeta. Y en plena actividad. Antes que hacer el chorra dando vueltas por Londres despistados. Pensad en largaros un día a patearos alguna de las dos (se tardan sólo 1h. 30 en bus o tren). Elegid una de ellas, y visitadla, no sin cierta melancolía (son lugares muy tristes: cárceles en forma de torres de marfil para profes y estudiantes).

Qué se visita en ellas: algún museo, también gratis y quizá de los primeros que se abrieron al público, y los Colegios Universitarios, vetustos, hermosos y llenos de jóvenes chinos ricos (están todos estudiando allí ahora -is the future-).
Cualquiera de ellos por fuera o por dentro son espectaculares. El truco para poder visitarlos es entrar poniendo cara de que estáis por ahí todos los días, y si os llaman la atención (que no suele pasar) decid que queréis visitar la iglesia o el patio, muy amables pasarán de vuestro culo. En Cambridge, está la Capilla del King's College (de pago), posiblemente uno de los edificios más bellos del mundo. Si vais, me lo recordaréis. Pero, mejor: tirad una moneda al aire...

Como colofón:
Todo lo demás, las cosas típicas como el barrio del Soho, el High Gate (sólo interesante si os mola ver tumbas ilustres como la de Marx), los parques y palacios, la abadía de Westminster, etc. pues creo que los vais a encontrar vosotros sólitos.
Hay otros barrios alrededor del centro con cierta animación, sobre todo nocturna, y vida local fuera de las guías: Holborn, Farrington, Hoxton, Brixton, o más al este, etc. Pero, para ver modernos ya tenéis Malasaña.

Perderos por la City, entrad en la iglesias, buscad viejos mercados o pasajes cubiertos victorianos. No hagáis el chorra yendo a musicales. Y hablad con los camareros del maravilloso Gordons Wine Bar que, como en otros muchos, son españoles. Vamos, cómo en casa.

Qué disfrutéis.
D.