Mañana, Londres se quedará sola

by Tina Paterson on 5.31.2012



Han llegado días de sol sin nubarrones y de temperaturas muy altas.
Los ingleses caminan en camiseta de tirantes con la cara y los hombros sonsorados, como si pasearan por Lloret de Mar.
Pero no es la Costa Brava, sino Londres. Y aquí empezar de picnic y acabar de big bottle ralla, por lo atípico, que no veas.

Los hombres de la City se lanzan raudos a por su sandwich de 4 libras, soñando ya con el par de pintas en el pub a la salida del curro, mientras hacen tiempo para que la hora punta de Canon Street afloje un poco.

Mañana, los críos correrán a clase vestidos de Harry Potter, las viejas tomaran té en la cafetería de la National Portrait Gallery, los cuadros feísimos de la exposición de verano de la Royal Academy serán motivo de comentarios políticamente correctos y los trenes volverán a casa repletos de gente consultando las actualizaciones de algún semejante tras una pantalla.

Mañana, si sigue saliendo el sol, con certeza Londres se quedará sola. Y Children of the men, aquel fantástico film de Cuarón, habrá sido la profecía perfecta de una isla, cuyos museos parecen la construcción imaginaria de un gran arca de Noé de la civilización.

Sobre las pavesas humeantes de Rotterdam, Holanda en una sola noche capituló ante Hitler. Londres en un año no cayó jamás, miles murieron bajos las bombas incendiarias de la blitz. Pero, resistieron y vencieron.

De nuevo, Londres ha vencido.
D.