De la soledad

by Tina Paterson on 11.26.2010

foto

Txalo ha crecido. Como artista, como creador, como persona. El miércoles en Off Limits lo pudimos observar en vivo y en directo. Nos lo narró subido a una silla, bailando, jugando con el público, actuando-mintiendo, conmoviendo: Un verdadero onemanshow

Txalo Toloza desgrana su poética paso a paso como un proceso abierto: la cultura visual desde MTV al Youtube, amateurismo, idolatría, ingenio, ironía a raudales, y sobre todo mucho, mucho cachondeo.

Txalito sacó del armario su sensibilidad y nos contó de donde vienen sus fuentes, o más aún, como si fuese un buen trabajo de fin de carrera, justo antes de echarse a volar libre como artista, cual es el tipo de teatro que le gusta o que desearía poder hacer. Quizá estas referencias funcionan con un guiño cómplice, pero son demasiados específicas (sobre todo las artes escénicas alternativas del último decenio), demasiado locales para el personal madrileño. Aunque, estaban eso sí, presentadas con gracia y salero, amabilidad y cierta socarronería.

Ya digo: puro cachondeo y desmadre, pero fino, a lo Sonia Gómez (referente fundamental, por cierto).

La sonrisa deja paso quizá a la pena en uno de los mejores momentos del show y quizá de los más sofisticados del teatro actual. En él, la vida se cruza con el proceso de creación y le vemos llorar en el baño un avión en pleno vuelo transoceánico. Retrato sin pudor de un ser solitario empeñado, a toda costa, en no dejar de grabar con la cámara de su móvil.
Excelente.

D.