Olvido

by Tina Paterson on 8.02.2010




Cada día, cada mañana, cada rato de nuestras patéticas jornadas resulta bueno para que los demás te demuestren con sus actos que no somos más que tristes monumentos erigidos al egoísmo y a la mediocridad.

Se lo ruego, seres adyectos: olvídenme.
D.