Entrada con consumisión

by Tina Paterson on 4.22.2010


Anoche vimos Entrada con consumición de Tuixén Benet y Margherita Bergamo (Les filles Föllen)
Coreografía excelente de 30 minutos que se acompañaba, para la ocasión, de un simpático prólogo.

Hay que conocer a Tuixén Benet, que nacida en 1985, es posiblemente la coreógrafa con más talento y trayectoria de la actual y futura danza contemporánea. Anoche, en una pequeña sala teatral del centro de Madrid, se abrió una puerta, por la que unos pocos contemplamos que derroteros tomará la danza del mañana. Alucinante.

La pieza es una performance tan inteligente como gamberra, que se resiste a serlo. Parece algo así como si prefiriera lanzarse en desbandada hacia el terreno de la danza, cómo diciendo: sabemos de qué va esto, pero creo que nos hace más gracia ponernos a bailar, nos divierte más, nos sienta mejor.

Entre el gimnasio y el nightclub, hacia una exaltación de la coreografía como lenguaje vital, necesario para un montón de cosas de la vida: sentirse bella, disfrutar(se), amar(se). Las dos bailarinas ponen grácilmente sus hormonas en escena, para representar un puñado de imágenes exquisitas de dobles interpretaciones rallando el fetichismo, la perversión de boudoir. Todo un empacho de feminidad. La danza como homenaje a unas señoritas que habitan tras una ventanita abierta sólo para mirones. Un acceso privilegiado al rincón de juegos de las niñas malas.

Curiosamente, mientras esperábamos para empezar, pensaba: dónde están los críticos, dónde están los programadores, dónde el público bien informado. ¿Dónde? 
Estas son las noches que dignifican la profesión. Estas son las piezas por las que este sistema de las salas alternativas se sustenta con dinero público y con compromiso. Irónico.

Da igual, pues talento e ideas no le faltan a esta chica catalana de 25 años.
D.