Piedras lunares

by Tina Paterson on 7.21.2009


Emilio Herrera desarrolló en 1936 la primera escafandra y traje para un vuelo estratósferico. Militar e ingeniero español fue leal a la República y llegó a ser su presidente en el exilio. Para el viaje a la Luna recibió una oferta de trabajo de la Nasa con un cheque en blanco, que el finalmente reclinó.

El astronauta Neil Amstrong le regaló como homenaje a su obra, una de las piedras lunares (del tamaño de un botón) traídas del primer viaje a la luna. Esta piedra pasó por el CSIC, y se rumorea que acabó en el despacho de algún director como pisapapeles.

Años después Richard Nixon regaló al estado español otra piedra lunar, esta vez del viaje del Apolo 17 (el último en ir a nuestro satélite). Franco se la quedó para él. Viendo los sinvergüenzas que eran el viejo y su peculiar familia se sospecha que alguno de estos frikis, la robó y la acabó vendiendo. En fin, ambas piedras siguen desaparecidas.

Curiosa metáfora de la historia de este país.
D.